Publicado el : 18 febrero 20225 tiempo de lectura mínimo

Es necesario cuidar regularmente de su bienestar. Todos los días, las presiones y el estrés de la jornada laboral hacen que se quiera dar un relajante baño caliente. ¿Tiene espacio disponible en sus jardines? ¿Por qué no optar por una sauna al aire libre para disfrutar de los beneficios de esta maravilla natural? No hay nada más relajante que tener una sauna al aire libre. Descubra en este artículo todos los criterios a tener en cuenta antes de elegir su sauna.

La sauna y sus beneficios

La sauna es tradicionalmente una cabaña de madera diseñada para permitirle tomar un baño de calor seco. Dependiendo de sus expectativas, la temperatura puede variar de 70 a 100°C. Como cualquier otro diseño, los tipos y gamas de saunas mejoran constantemente con el tiempo. Hoy en día hay varios modelos disponibles. Entre ellas se encuentran la sauna de vapor tradicional para exteriores, la sauna de infrarrojos, el modelo en kit, la sauna portátil o plegable y la sauna de ducha, etc. Además, las características y el confort que ofrece cada modelo difieren de un tipo a otro.

Sea cual sea el modelo, la sauna está diseñada para evocar la relajación y el bienestar del cuerpo humano de forma natural. Su forma de cabina facilita la conservación del calor natural difundido en forma de vapor seco dentro de la sauna. Este vapor estimula al cuerpo humano a evacuar todas las toxinas, impurezas y urea que están presentes en él. También mejora la circulación sanguínea al liberar los músculos contraídos por el estrés. El calor y el agua actúan sobre el metabolismo del cuerpo, lo que se traduce en un bienestar naturalmente absoluto. Por eso, la instalación de una sauna de alta gama, como en www.jardinetpiscine.fr, es ideal.

¿Por qué elegir una sauna exterior?

Al igual que el modelo de interior, la sauna de exterior puede ofrecer muchas ventajas. En primer lugar, la elección de una cabina de sauna fuera de su casa le permite disfrutar mejor de un baño de aire fresco al salir de su cabina de calor. Esta diferencia de temperatura es muy recomendable para un mejor resultado de la sesión de sauna. De este modo, no tendrá que bañarse en frío después de la sesión. En cambio, el modelo de exterior es mucho más espacioso. Esto hace que se sienta aún más cómodo que el modelo de interior. También puede acoger a un gran número de personas.

Si está pensando en instalar una sauna de interior, debe saber que debe colocarse en el cuarto de baño. Esto significa que hay que modificar toda la habitación para tener el lugar ideal para la sauna. Además, hay otros criterios específicos que deben cumplirse. Por ejemplo, la altura de su sauna debe ser de al menos 2 metros. Además, debe dejar un espacio de 10 cm entre la pared y la cabina para la ventilación. Por lo tanto, en relación con su presupuesto, es muy recomendable instalar su instalación en el exterior.

Tipos de calefacción de la sauna

El tipo de calefacción es un punto a tener en cuenta a la hora de instalar su sauna. En el pasado, el sistema de calefacción era simple, piedras específicas de origen volcánico son calentadas por una estufa. A continuación, se vierte agua para producir el famoso vapor que caracteriza a una sauna al aire libre. Tras varias décadas, el cambio y la renovación de este sistema de calefacción están dando sus frutos.

Hoy en día existen varios tipos de calentadores de sauna. Puede elegir entre calefactores de madera, de gas, eléctricos o de infrarrojos. Dado que cada modelo es diferente, es obvio que el precio y el coste en términos de consumo de energía de cada modelo no son los mismos. Además, el tiempo de calentamiento, así como la calidad de calentamiento obtenida, varía en función de su calefactor de sauna.

Sauna de exterior: ¿qué modelo elegir?

La elección de un modelo de sauna depende del gusto del propietario. Sin embargo, la potencia y el tipo de calefactor que produce el calor dentro de la cabina también determinan el coste de la inversión. Hablando de tamaño y estilo, tiene una amplia gama de opciones, desde la tradicional sauna de un solo asiento hasta el modelo más sofisticado que puede acomodar hasta diez personas a la vez. De hecho, si quiere una sauna para dos personas, un espacio de 3 a 4 m² será suficiente. Por otro lado, el modelo clásico de 8 m² puede acoger a 6 personas al mismo tiempo.

El estilo de su sauna depende de la calidad de los materiales utilizados. Si prefiere los modelos de madera, por ejemplo, es aconsejable utilizar materiales de calidad como la madera vaporizada y tratada para su sauna. Puede mirar modelos en línea si le falta inspiración.